Sunday, March 26, 2006

no podía creerlo..

No podía creer lo que estaba escuchando,
caí estupefacta al suelo, cuya alfombra se encontraba, sucia, arrugada y en pésimo estado.
Te quede mirando unos 5 minutos,
procesando lo que me contabas,
imaginando si fuera cierto,
preparando mi reacción...Me rehuso.
Estimado, me rehuso a creer lo que hablas, y mientras lo dices,
inseperadamente mi mente realiza el raconto más largo de la historia:
La veo, hermosa como siempre, acariciando mi nariz, de arriba abajo,
para poder consiliar sueño, no quiero que se vaya de mi lado,
es tan cálida su sonrisa, su mirada, su cuerpo, su pelo, siempre me a gustado,
mientras me acaricia, en mi mente pasa la frase, "quiero ser como ella", tan fuerte,
tan capaz, tan hermosa....

Vuelvo a reaccionar, tú me sigues contando, pidiendo que me relaje,
pero yo no estoy alterada, incluso tú estás mas que yo,
yo aún no lo creo, porque siento su calor a mi lado,
sigues hablando, eso de que hay que ser fuerte, y cuantas cosas más...


y vuelven los recuerdos, ahora lo veo a él, gentil, feo, siempre lo he encontrado feo,
no me gusta su pelo, ni su tono chillón al hablar, menos cuando empezaba con sus discursos,
siempre discutimaos lo mismo, "no deberías ser tan soberbio, comprende que tu no lo sabes todo,
y no eres la persona que a veces te sientes frente nosotros",
aunque se burlen y me critiquen, lo encuentraba inteligente, sagaz, concreto, bueno,
lo conozco, por eso lo digo, y los que suelen no conocerlo,
se llenan la boca de imbecilidades.


Escucho un grito, reacciono, eres tú nuevamente que me preguntas, ¿que te pasó?,
no entiendo de que me hablas, si siempre he estado aqui,
me dices que me puse blanca, y me desmayé, que de mi boca salió ese liquído rojo que tanto mariaba a él.
Empiezas de nuevo con el sermón...ya callate!!!!, no quiero escuchar más tú voz de gallina,
nuevamente me aburres, me distraes, con tus patéticos intentos de apoyarme...


ahora la veo a ella...ja!!, la ví con el ceño fruncido, siempre la critique por eso,
andaba por la calle tan enojada, soliamos jugar con barro, los días menos indicados,
bajo el sol o no, con los vestidos de princesa más lindos de todos,
peliábamos todos los dias del año, e inclusive más,
era tan regodiona, nunca le gustó mi forma de cocinar,
era coqueta, y muy posera, la molstaba por eso, y a ella le dolía,
lo hice siempre en la mejor intención,
jaja, recuerdo que cuando encontraba que su ego se había escapado muy lejos,
le recalcaba todo sus defectos físicos, como ese lunar...
lunar que no le gustaba, que nunca logro sacarse,
la veo hermosa, con un bikini que se le ve muy bien,
cuando caminaba, con su inocencia, iluminaba su sector y más,
yo te miro, te reconozco, te admiro,
siempre fuiste muy dura con los demás, incluso contigo misma,
también se lo dije muchas veces,
te costaba ser "tierna", y cuando te enojabas, todo el mundo temblaba...y era razonable...

De pronto escucho el grito más fuerte de la historia, y ese grito viene de mi,
del profundo sentir, viene con dolor
viene con angustia, viene con desesperación, con rabia, con odio...de pronto siento un calor muy grande, el más grande que he sentido,
que alivio, la veo, la acaricio, la abrazo, lloro...
esta a mi lado, como siempre, cuidandome, protegiendome,
me pregunta, ¿que pasó?, no soy capaz de decirle,
me corro, me levanto, subo corriendo, muy rápido, como nunca, y la veo a ella también,
con sus ojos cerrados, y su ceño fruncido, doy media vuelta, y entro a la habitaciónm de el,
ahi esta como siempre, babiando su pequeña almohada, lo abrazo y lo beso,
bajo nuevamente, me recuesto, y digo "buenas noches mamá, que tengas lindos sueños..."

0 Comments:

Post a Comment

<< Home